¿Por qué no puedo perder peso?

Existen diferentes factores asociados al fallo en los intentos por perder peso y para que los combatas, te los enumeramos a continuación.

  1. Formar parte de una familia de obesos. Los malos hábitos alimenticios pueden ser copiados de padres u otros familiares, cuya influencia te impide crear parámetros diferentes de alimentación. En un hogar en donde todos ingieren alimentos con altas cargas calóricas, estas mismas pasan desapercibidas, haciéndote ciego a la verdadera causa de tu obesidad.
  2. Los comentarios de terceros. Increiblemente, las mismas personas que se “preocupan” por tu salud cuando estás pasado de kilos, serán las mismas personas que te desaniman a continuar los esfuerzos en la pérdida de peso. Frases como “ya no debiera seguir con eso”, “se ve enfermo”, “¿está seguro que está haciendo lo correcto?”, “se veía más sano cuando estaba más gordita”, son sólo algunos ejemplos de comentarios que le dan marcha atrás a cualquier esfuerzo. Deja de escuchar a estas personas y no quites de tu mente tu meta.
  3. La ropa de obeso. Cuando comienzas a perder peso debes procurar ir cambiando tu guardaropas, de tal manera que vayas reduciendo las tallas de tus prendas a medida que tu grasa va desapareciendo, así evitarás verte enfermo, con ropas que parecen prestadas.
  4. Problemas psicológicos. Algunas personas con obesidad temen al cambio. Al momento de iniciar la dieta hay formas de ver la vida, hay una imagen personal formada y que poco a poco verás cambiada. Podría ser que el perder peso sea solamente uno de tantos pasos que debes dar para verte realmente como deseas, podrías pasar por cirugías para eliminar la grasa colgante o tendrás que adaptarte a otras maneras de ver el mundo. los problemas psicológicos asociados con la pérdida de peso específicos pueden ser: frustración, trastornos del sueño, ansiedad, depresión o incluso puedes desarrollar un síndrome de abstinencia a los carbohidratos si es que ya eras adicto a ellos. Tratar a tiempo los problemas psicológicos acelerarán tu pérdida de peso.
  5. Ejercicios mal desarrollados. Todos sabemos que la pérdida de peso va acompañada de una adecuada rutina de ejercicios. Sin embargo, puedes terminar lesionándote la columna, las rodillas, los tobillos o la cadera si no tienes una orientación adecuada. Una lesión muscular u ósea frenará cualquier esfuerzo físico que te catapulte al éxito, así que comienza despacio e infórmate adecuadamente.
  6. Dietas puntuales. Increiblemente, la misma dieta que te llevó al éxito para bajar de peso en el tiempo récord que tanto deseabas, es la receta directa al fracaso. Ni tu nutricionista pasa contando las calorías que ingiere, te lo aseguro. La forma más fácil de mantener la pérdida de peso constante y no sufrir un rebote, consiste en conocer a profundidad los grupos de alimentos y alternarlos de manera equilibrada, de tal manera que puedas escoger siempre cómo alimentarte sin la necesidad de tener una lista de alimentos correctos que debes escoger.

Sin duda alguna, existen otras causas que te llevan al fracaso. ¿Conoces tú algunas de ellas? o ¿Te familiarizas con lo que aquí exponemos?

Coméntanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *